Wikia

Enciclopedia Virtual Wiki

Gastón Fernando Deligne

39páginas en
la wikia
Comentarios36

Deligne, Gastón Fernando (1861-1913). Poeta, ensayista y articulista dominicano, nacido en Santo Domingo en 1861 y fallecido en San Pedro de Macorís en 1913. Era hermano del también escritor Rafael Alfredo Deligne. Considerado, junto a Salomé Ureña de Henríquez y José Joaquín Pérez, uno de los tres "poetas mayores" de la literatura dominicana de finales del siglo XIX y comienzos de la centuria siguiente, dejó impresa una brillante producción lírica que le convierte en el principal eslabón entre la ya caduca estética romántica y el modernismo y las corrientes vanguardistas. Además, las revisiones posteriores de su obra le han señalado como uno de los escritores pioneros en la introducción de la exploración psicológica en la poesía hispanoamericana, con especial maestría a la hora de asomarse al complejo mundo interior de la mujer.

En su faceta de articulista y crítico literario, Gastón Fernando Deligne -que fue, desde su juventud, una de las figuras más relevantes dentro del panorama cultural dominicano- se caracterizó por el cultivo de una prosa brillante e ingeniosa, enriquecida por la sagacidad de sus análisis y, sobre todo, por su constante empleo del humor. Algunos de sus mejores escritos en prosa quedaron recogidos, muchos años después de su muerte, en el volumen titulado Páginas olvidadas (Ciudad Trujillo [Santo Domingo]: 1944), con selección y prólogo de Emilio Rodríguez Demorisi, reeditado -por su singular interés- al cabo de casi cuarenta años (San Pedro de Macorís: Universidad Central del Este, 1982).

Pero es sin duda alguna en el género poético donde Gastón Fernando Deligne alcanzó sus cotas más altas como escritor, hasta el extremo de convertirse en uno de los autores que mayor influencia dejó en las obras de los poetas dominicanos posteriores. Partiendo de una perfecta lectura y asimilación de la tradición clásica española, su aliento creativo hunde sus raíces en los mejores autores del Siglo de Oro, para superar pronto el aburrimiento del neoclasicismo y los excesos románticos y desembocar, directamente, en la anchurosa corriente modernista que regó todos los cauces literarios españoles e hispanoamericanos en el paso del siglo XIX al XX. Pero, curiosamente, Deligne se muestra receptivo a algunos postulados del Modernismo (especialmente, a la exquisita selección del léxico, a la cadencia musical del verso y a la acuñación de imágenes deslumbrantes) y, al mismo tiempo, refractario a otras alharacas estilísticas y temáticas (como la frivolidad y el acento exótico) que explotaron hasta el agotamiento los innúmeros seguidores de Rubén Darío. De ahí que los amplios registros temáticos y la variedad de recursos formales que florecen en su producción poética le acerquen más, saltando el legado literario más próximo, a los autores españoles de los siglos XVI y XVII.

Poesía, pues, la suya deudora de la herencia clásica, pero, al mismo tiempo -como no podía ser menos en el inquieto intelectual que era Deligne-, profundamente original y renovadora, tanto en sus rasgos estilísticos (vigor expresivo, maestría dialógica, combinación de ingredientes clásicos y modernos, etc.) como en sus registros temáticos (nuevos enfoques de la realidad nacional e hispanoamericana, dimensión psicológica, orientación conceptual y filosófica, etc.). En su empleo magistral del lenguaje poético, el escritor de Santo Domingo supo abordar la compleja realidad histórica y política de su nación sin incurrir en el panfleto ideológico, aunque con la especial habilidad de aludir, en su denuncia general de la tiranía, al régimen totalitario del dictador Ulises Heureaux. Y, al mismo tiempo, atento a la riqueza interior y las vivencias íntimas de quienes le rodeaban, Deligne demoró su sagaz pluma poética en la exploración psicológica y la dimensión afectiva de algunas figuras anónimas que, en algunas composiciones como las tituladas "Confidencias a Cristina" y "Angustias", le convirtieron en uno de los poetas más sagaces a la hora de plasmar en el papel toda la riqueza de matices que conforma el universo espiritual femenino.

Sus brillantes composiciones poéticas -que, por las vías temáticas y estilísticas que abrieron, tienen carácter fundacional en la poesía dominicana contemporánea- quedaron impresas en las colecciones de versos tituladas Galaripsos (Santo Domingo, 1908) -reeditada, al cabo de casi cuarenta años, con prólogo de Pedro Henríquez Ureña (Ciudad Trujillo: Editora Montalvo, 1946)- y Romances de la Hispaniola (San Pedro de Macorís: Cervantes, 1931) -prologada por Domingo Moreno Jimenes-. Treinta años después de la muerte de Gastón Fernando Deligne, salió de la imprenta una interesante muestra antológica de sus mejores poemas, insertos en el volumen titulado Antología poética dominicana (Ciudad Trujillo: Librería Dominicana, 1943), y seleccionados, prologados y anotados por René Contín Aybar.

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wikia aleatoria